Profesor Mejor Valorado por los Alumnos

Profesor Mejor Valorado por los Alumnos
Me siento muy cómodo ejerciendo la docencia en la UAL

Francisco José Rodríguez

24 de febrero de 2017

Es el profesor con mejores puntuaciones por parte de sus alumnos, ¿Cómo valora este reconocimiento?

No puedo negar que me ha hecho mucha ilusión la noticia.

¿Cuál es su metodología como docente? ¿Cuál es la clave para conectar con el alumnado de forma eficaz, cómo ha de ser el docente de hoy en día para llegar a los estudiantes?

Creo que no se ha terminado de superar el narcisismo por parte de ese tipo de profesor universitario que solo habla y jamás escucha. Es fácil percibir esa tendencia al monólogo o al diálogo en las clases. Lo segundo implica algo tan seguro como que haya un receptor en la comunicación y que este pueda hacer uso de la palabra a pesar de su procedencia: un sistema educativo que, por lo general, lo ha obligado a guardar silencio en cualquier situación. El que haya una retroalimentación por parte del alumnado y un diálogo auténtico lo cambia todo. También es cierto que, con independencia de lo que uno haga, se consigue conectar más con unos grupos que con otros. Aparte de eso, está la pasión que pongamos al enseñar y la implicación, que no solo va acompañada del dominio de la materia y de la innovación, sino también del acercamiento a los alumnos, de la comprensión, de la paciencia…

¿Cómo son los estudiantes de la Universidad de Almería?

Supongo que como los de tantas otras: buscan el sentido práctico de sus estudios, les preocupa bastante su futuro laboral por la situación de crisis económica que les ha tocado vivir, los teléfonos móviles y los ordenadores se han convertido casi en una prolongación de sí mismos, etc.

¿Se siente a gusto en el campus de la UAL? ¿Cuál es su imagen de la Universidad de Almería?

En este momento, me siento cómodo. A mi juicio, la UAL es una universidad cada vez más atractiva tanto para quienes llegan de otros lugares (alumnos, docentes, investigadores…) como para los que trabajamos en ella.

Imparte las asignaturas “Desarrollo de habilidades comunicativas escritas y su didáctica” y “Didáctica de la lectura y la escritura”, ¿estas materias le han servido para interactuar con los estudiantes a los que enseña cada día?

Sin duda. Las asignaturas que ha mencionado, precisamente, hacen de la lengua una actividad y, por tanto, un saber práctico que perdería todo su sentido (y su encanto) sin la interacción de los estudiantes.

¿Qué opinión le merece el uso, oral y escrito, de la lengua castellana en la actualidad? ¿Atraviesa horas bajas el buen uso de nuestra lengua?

Parece obvio afirmar que, en la actualidad, la sociedad española no coloca entre sus valores prioritarios ni el conocimiento de la lengua ni la corrección idiomática. Aunque no siempre lo que se impone desde las academias como correcto sea lo más coherente, uno de los desafíos a los que debemos hacer frente es demostrar que el buen uso del idioma, que está sujeto a percepciones variables en función de la procedencia geográfica de los usuarios, de las situaciones comunicativas, etc., siempre es favorable a nuestro desarrollo social y como personas.