Escudo Universidad de Almería
MYCO-UAL
Logotipo Myco-UAL
UNIVERSIDAD DE ALMERÍA
Área de Botánica

MENÚ
Inicio
Agradecimientos y colaboraciones
Historia de la Micología
Hongos beneficiosos y perjudiciales
Biología de los hongos
Principales grupos fúngicos
Rincón del setero
Enlaces interesantes
FILO ZYGOMYCOTA
boton Introducción: ¿Qué ha sido de los extraños "tricomicetos"?.

La IX edición del Dictionary (2001) distinguía dos clases dentro de este filo. Por un lado estaba la cl. Trichomycetes, con hongos asociados a la cutícula o al tubo digestivo de artrópodos, cuyo micelio no está inmerso en el hospedante. Por otro lado teníamos a la más conocida y ubicua cl. Zygomycetes, que incluye a hongos mayoritariamente saprofitos, aunque los hay simbiontes y parásitos, pero en este caso el micelio siempre está inmerso en el hospedante.

Volviendo a la cl. Trichomycetes, se la consideraba un grupo relacionado con los zigomicetos, pero ecológica y morfológicamente bien diferenciado. No obstante, se intuía que sus distintos órdenes quizá no estuvieran estrechamente emparentados. Eso sí, todas las especies viven obligatoriamente asociadas a artrópodos. Se discute el nivel de esta asociación, aunque no parece ser de tipo parasítico dañino. Muchas viven en el tubo digestivo, aunque algunas lo hacen en el exterior del cuerpo. Abundan en artrópodos acuáticos (o en sus larvas). Se adhieren al intestino mediante una célula especial (holdfast, en inglés), pero no penetran las paredes. Aparentemente se alimentan del contenido intestinal y, de algún modo, favorecen la supervivencia del animal (aunque algunos tricomicetos que se desarrollan en el exterior pueden interferir con la muda).

La reproducción asexual ocurre mediante células ameboides, artrósporas, o bien con tricósporas, producidas individualmente en esporangios de formas peculiares. Las tricósporas suelen presentar apéndices, que favorecen su dispersión pasiva hasta que son ingeridas por el hospedante. La reproducción sexual es mal conocida, aunque en el orden Harpellales se producen zigósporas con aspecto de "T". Otros órdenes son Asellariales y Eccrinales. Puede hallarse más información sobre esta clase en esta web (en inglés).

Pero... En la X edición del Dictionary (2008) se señala que este grupo es polifilético. Dos de los órdenes, Amoebidiales y Eccrinales, pertenecen en realidad al reino Protozoa. En cambio, otros dos, Asellariales y Harpellales, sí pertenecen a Zygomycota; en concreto, al subfilo Kickxellomycotina.

boton Filo ZYGOMYCOTA.

Son hongos ubicuos, extremadamente frecuentes, que se pueden aislar casi de cualquier sitio. Muchos provocan podredumbres indeseables en los alimentos, sobre todo si éstos contienen agua, pero también los hay parásitos (e incluso depredadores) de muy diversos organismos, desde protozoos hasta mamíferos. Por otro lado, algunos grupos son micorrizógenos. Como se ve, hay taxones muy especializados.

Esporangios
Figura 1: Tipos de esporangios en Mucorales (explicación en el texto).

Los zigomicetos tienen un micelio haploide bien desarrollado y cenocítico. A veces, las hifas pueden presentar clamidósporas. Se reproducen asexualmente mediante esporangiósporas no flageladas producidas en gran cantidad en esporangios con un pie (esporangióforo) bien desarrollado (Fig. 1). A veces los esporangios tienen muy pocas esporas (o una sola), y se llaman esporangiolos. Si las esporas se disponen linealmente, en una fila, se habla de merosporangio. El esporangióforo puede penetrar en el esporangio, dando lugar a la columela (Fig. 1, centro). A veces, la parte terminal del esporangióforo está engrosada (apófisis; Fig. 1, derecha). Esas esporas se dispersan pasivamente, normalmente por el viento, pero también con la ayuda del agua, los ácaros y otros bichos. La reproducción sexual se da por copulación gametangial isógama: los gametangios se fusionan y dan lugar a una zigóspora resistente. En ella ocurrirá la cariogamia y la meiosis, y en la época favorable emitirá un esporangio con sus esporangiosporas. Las hifas que originaron los gametangios, y que quedan pegadas a la zigóspora, se denominan suspensores.

Dentro de los zigomicetos hay varios órdenes, fácilmente identificables por sus estructuras asexuales. Grosso modo, pueden distinguirse en estos hongos cuatro grandes líneas evolutivas. Por un lado, hay especies con micelio extenso, reproducción asexual muy diferenciada y abundante, y reproducción sexual heterotálica (Mucorales es el ejemplo más claro). Por otro, hay especies homotálicas con estructuras reproductoras asexuales indiferenciadas y crecimiento somático limitado (Entomophthorales). Por otro, hay especies heterotálicas con reproducción asexual muy elaborada y parásitas (Zoopagales). Finalmente, otra línea evolutiva se ha decantado por la formación de micorrizas (Endogonales).

Al igual que en los quítridos, las relaciones evolutivas en zigomicetos se van conociendo cada vez mejor. A diferencia de lo que se creía hace unos años (Fig. 2A), las ubicuas micorrizas V-A, antes incluidas en zigomicetos, hoy se separan en un filo aparte, Glomeromycota, próximo a los hongos "superiores" (Ascomycota y Basidiomycota). La taxonomía del resto de zigomicetos, así como de los quítridos, está menos clara (Fig. 2B). Para más detalles, véase el Árbol de la Vida.

Cladograma
Figura 2: Posible evolución de los hongos verdaderos. A, idea "clásica". B, propuesta más reciente.

El filo Zygomycota es probablemente parafilético o polifilético. Las endomicorrizas V-A ya no se incluyen aquí, sino en el filo Glomeromycota. En la X edición del Dictionary se distinguen 4 subfilos dentro de Zygomycota:

boton Micosis provocadas por zigomicetos.

Hay casi 30 especies de zigomicetos que causan enfermedades a humanos (o, al menos, han sido aislados a partir de enfermos). Su nivel de bioseguridad (BSL) oscila entre 1 y 2.

Dentro del orden Mucorales, y según Hoog et. al., se dan como patógenas las siguientes especies (su BSL es 1, salvo cuando se indica entre paréntesis): Absidia coerulea (2), A. corymbifera (2), Apophysomyces elegans (2), Chlamidoabsidia padenii, Cokeromyces recurvatus, Cunninghamella bertholletiae (2), Mortierella polycephala, M. wolfii (2), Mucor amphibiorum (2), M. circinelloides (2), M. hiemalis, M. indicus, M. racemosus, M. ramosissimus, Rhizomucor miehei, R. pusillus (2), R. variabilis (2), Rhizopus azygosporus (2), R. microsporus (2), R. oryzae, R. schipperae (2), R. stolonifer, Saksenea vasiformis (2) y Syncephalastrum racemosum (2). Los daños provocados consisten en micosis pulmonares, rinocerebrales, cutáneas y subcutáneas, infecciones en enfermos de sida, queratitis, infecciones oportunistas a través de heridas o quemaduras, necrosis, infecciones genitales, peritonitis fatal en un alcohólico, invasores oportunistas en casos de leucemia y diabetes, infecciones fatales en niños prematuros, etc. También afectan a animales como diversos mamíferos (hasta ornitorrincos), anfibios, etc. En resumen, pueden causar graves problemas a pacientes inmunodeprimidos.

Dentro del orden Entomophthorales, son patógenas: Basidiobolus ranarum (2), Conidiobolus coronatus (2), C. incongruus (2) y C. lampranges. Causan infecciones gastrointestinales, micosis subcutáneas, granuloma nasal y en algún caso raro, infecciones sistémicas.

Regresar al Reino Fungi.



Escudo Página web de la Universidad de Almería.
Departamento de Biología Vegetal y Ecología.
Emplea una profundidad de color de 32 bits.